Escuchar las palabras disfunción eréctil o impotencia es realmente un problema para los hombres. A pesar de que existen soluciones a nivel científico, enfrentarse a esta situación es algo por lo que nadie quiere pasar. Sobre todo para aquellos que tienen una vida sexual activa, la cual se ve afectada por este padecimiento.

Este es un problema que le confiere tanto a hombres como a mujeres, ya que ambos deben estar informados al respecto. Se debe formar parte de una sociedad informada sobre la disfunción eréctil y sus tratamientos. De esta forma, todos podrán saber cómo enfrentar el problema si aparece en momentos inesperados.

¿Qué es la disfunción eréctil?

Lo primero cuando se habla de la disfunción eréctil es conocer de qué se trata específicamente. En este caso hay un enfrentamiento a un problema en la erección masculina. Esto tiene como consecuencia que el hombre no pueda completar la actividad sexual adecuadamente.

 

La erección

Es pertinente recordar que la erección es la función que permite una especie de inflamación en el pene del hombre. Esta es causada por un estímulo que llena los tejidos internos del mismo de sangre haciendo que se endurezca. El estímulo proviene por una orden directa del cerebro, la cual genera una sensación de placer en el organismo.

La erección es causa por diferentes razones, comúnmente es por la estimulación erótica, tanto física como mental. En realidad es un proceso bastante complejo, en el cual intervienen diferentes partes del cuerpo como los nervios, la circulación en general y diferentes factores psicológicos. Por esta razón es que es tan importante para la mayoría de los hombres.

Después de comprender el significado de la erección masculina se puede hablar de los síntomas que ocasiona la impotencia. Puede que el problema se presente inicialmente como una incapacidad para mantener la firmeza deseada. A medida que va empeorando se podrá observar como deja de ocurrir involuntariamente.

También puede ocurrir que la erección se presente en cualquier momento del día, pero en los momentos necesarios. En este tipo de casos el hombre puede mantener la erección matutina o espontanea. La dificulta existe cuando se quiere intimar con una pareja, en donde se les hace prácticamente imposible completar la erección.

Un problema psicológico

La disfunción eréctil también puede generar que poco a poco vaya disminuyendo el deseo sexual de la persona. Esto se produce por una serie de fenómenos psicológicos en donde el paciente se siente incapaz de mantener el acto sexual. La ansiedad, frustración y la culpa son algunos de los trastornos que pueden hacer que el desaparezca el deseo.

A todos estos síntomas se les puede sumar las presiones sociales, ya que es un tema que culturalmente no es aceptado. Para la mayoría de la población, la disfunción eréctil, es una falta de hombría. Por este motivo es que existen un gran porcentaje de casos que son detectados, pero que no buscan tratamiento por miedo.

La impotencia es un trastorno más común de lo que se cree. Puede ocurrir en diferentes edades, especialmente en hombres mayores de 50 años. Pero esta edad no es señal de que la población más joven está exenta del padecimiento. De hecho hay una gran parte de esta sociedad que han llegado a sufrir de la enfermedad.

Causas de la disfunción eréctil

La disfunción eréctil puede presentarse por problemas de distinto índole. Los cuales dependerán del cuidado que se tenga del organismo en las primeras etapas de la vida. Aunque igualmente la impotencia puede presentarse por razones que son difíciles de detectar si no se tiene otra señal pertinente en el caso. Otras enfermedades, fármacos de distintas clases o trastornos psicológicos pueden ser algunos de los problemas que generen este padecimiento.

 

  • Consumo de tabaco, bebidas alcohólicas o drogas: El tabaco, el alcohol o las drogas son sustancias toxicas que pueden generar diferentes daños en el organismo. Al tener contacto con el organismo afectan a los diferentes sistemas, incluyendo el circulatorio y el nervioso. Por este motivo puede que se presenten problemas en la erección, que empeoren debido al consumo de estas sustancias.
  • Diabetes u obesidad: Este trastorno o enfermedad es uno de los que mayormente causan la difusión eréctil. Esto se debe a que afecta directamente el endotelio vascular y hay una disminución en la circulación. Lo que hace más complicada la llegada de la sangre, necesaria para que haya o se mantenga una erección.
  • Cirugías: Las intervenciones quirúrgicas realizadas en la zona pélvica o en la medula espinal, también pueden ser una causa pertinente. Al ser cirugías tan específicas pueden llegar a afectar otras zonas del organismo, incluido el pene.
  • Parkinson, esclerosis o Alzheimer: Estas son enfermedades neurológicas que pueden originar los problemas de impotencia en el hombre. A este grupo también se lo suman síndromes como el Ictus o la apnea del sueño, cuyos factores determinantes son del mismo tipo.
  • Problemas de circulación: La circulación es elemento fundamental a la hora de cualquier erección. Es por este motivo que si se presenta cualquier problema a nivel circulatorio habrá un riesgo automático de impotencia. Ya sean problemas como colesterol en el organismo o enfermedades como el cáncer, de cualquier modo puede generar esta enfermedad.
  • Problemas cardiacos: Al igual que los problemas circulatorios, los inconvenientes del corazón son de vital importancia. Hay que prestar atención cuando se tiene algún padecimiento de este tipo ya que son claves para determinar una posible causa de disfunción eréctil. Igualmente la hipertensión es un factor clave que hay que tomar en cuenta si se está pasando por este tipo de malestares.

  • Trastornos psicológicos: Hasta un 30% de los pacientes que sufren de disfunción eréctil son debido a causas psicológicas. Esto se debe a la fuerte presión social que hay entorno a los temas sexuales, lo que genera grandes expectativas en cualquier individuo. Las mismas pueden generar problemas de depresión, ansiedad o baja autoestima que consecuentemente termina en impotencia.
  • Fármacos: La medicación de cualquier tipo debe de hacerse bajo la supervisión de un especialista. De lo contrario se pueden generar consecuencias indeseadas como la disfunción eréctil. Existen fármacos que alteran la circulación o el sistema nervioso para conseguir sus efectos. Por lo que afectan directamente a la erección.
  • Otras enfermedades: Existen factores de riesgo que no son tan comunes pero que han llegado a ser una causa del padecimiento. Entre ellos se pueden mencionar enfermedades como la Cushing, a nivel hormonal. Igualmente los tumores, la insuficiencia renal o la enfermedad de La Peyronie.

Disfunción eréctil – Soluciones y tratamiento

A medida que la ciencia avanza con los años, los tratamientos de la disfunción eréctil van tomando una mayor amplitud. Esto se debe a que la medicina ha podido determinar la fuentes generadoras del problema más relevantes. Por esta razón no hay de qué preocuparse cuando se presenta ante una situación como esta.

Lo primero es consultar a un experto que pueda identificar el problema. El silencio solo hará que el contexto empeore, por lo que es importante acudir al especialista. No hay que tener en cuenta la opinión de terceros que no sean profesionales en el área. De hacerlo solo se generara que la desinformación crezca y con esta el problema.

Existen diferentes fármacos hechos especialmente para el tratamiento de este malestar. Pero lo más importante es tener el diagnostico pertinente ante cualquier situación. Con el mismo se podrá determinar la manera adecuada para evitar la impotencia, dependiendo de la causa original.

Igualmente hay terapias sexuales y no sexuales que sirven para su tratamiento a nivel psicológico. En estas el apoyo de la pareja será ideal y necesario, junto con el médico especialista en la materia. Ademas de que completar toda la situación con una buena alimentación y ejercicio también te sera de mucha ayuda.

La disfunción eréctil puede generar temor desde el primer momento en que es detectada, pero no hay que esconderse de la misma. Con la información necesaria y los expertos (urólogos, cardiólogos, entre otros) se podrá solucionar con mucha facilidad.

¡AQUÍ TU SOLUCIÓN!